Primera Fase

Inicio > Primera Fase

(primer mes)

Las actividades y el régimen estructurado de la Institución es muy importante, en especial para los recién ingresados. Las normas y principios del Programa tienen el objetivo de dar sentido a la vida de los adictos, la misma que previamente estuvo marcada por el sinsentido y desorganización.

No es nada sorprendente que los recién ingresados que previamente eran capaces de mantener algún grado de responsabilidad o una historia de vida productiva a pesar de su adicción, se adapten con poca o mínima dificultad a las rutinas y estructura de la clínica. En cambio aquellos que vienen de la calle, estuvieron desocupados, o sobreviviendo a un nivel muy crítico se les hace más duro y difícil. Estos son un verdadero desafío para la clínica.

En un ambiente de orden y de actividades diarias completamente predecibles, el recién ingresado empieza a “aterrizar” y aprender lo básico del programa. El proceso de aprendizaje va desde lo más simple a lo más complejo. Todo lo que necesita saber está resumido a lo más sencillo. Nada se deja al azar. El recién llegado que está físicamente apto realiza las tareas más simples, aprende y practica los principios más elementales del programa. Su promoción a tareas que requieren más responsabilidad dependen de su aprendizaje y práctica de los principios del programa.

La evaluación no incluye únicamente lo observable sino además la actitud hacia las tareas y como se relaciona con los compañeros. Ninguna actividad es insignificante. Toda tarea tiene su propio valor y contribuye al funcionamiento global del grupo en la clínica. De la misma manera, ningún error es tan pequeño como para pasarlo por alto. Pequeñas fallas conductuales cuando son toleradas pueden escalar hasta salirse de control.

El adicto en recuperación recién llegado a la clínica es sometido a varias herramientas de moldeamiento de su conducta que frenan aquellas inapropiadas e improductivas y enseña nuevos hábitos o patrones de comportamiento que promueven el proceso de cambio y recuperación.

La función adaptativa de los principios y valores del programa se enseñan reiteradamente utilizando técnicas psicológicas de diferente orientación teórica.

En esta etapa la mayoría “actúa como si” o “acolita” pero aún no actúa con convicción.

La mayoría “muerde” la jerga del programa pero no entiende el significado en toda su extensión. Pudo haber aprendido mucho del programa pero aún no ha entendido con el corazón. Esta etapa prepara al individuo para el cambio de conducta y actitud necesarios para funcionar productivamente y beneficiarse del ambiente saludable de la clínica.

 




CONTACTÁNOS
Consultas sobres dudas e inquietudes a través de Internet de forma privada y confidencial.